Profundidad de navegación: Principal / Menu Horizontal

La historia que unió a México con los mineros de Copiapó

En 1972, los Presidentes Salvador Allende de Chile y Luis Echeverría de México se reunieron en aquel país para inaugurar el que se convertiría en el último mural del artista azteca David Alfaro Siqueiros.

La presencia del Mandatario chileno en aquella ceremonia no era casual y la invitación correspondió a que el mural de Siqueiros se había pintado para adornar la Escuela Copiapó, el alusión directa a aquella ciudad chilena que por estos días ha sufrido hasta el cansancio por el accidente de 33 mineros que están atrapados en los alrededores de Atacama.
La historia que unió a México con los mineros de Copiapó

Domingo, 08 de Agosto de 2010 19:29 Carolina Marcos

En 1972, los Presidentes Salvador Allende de Chile y Luis Echeverría de México se reunieron en aquel país para inaugurar el que se convertiría en el último mural del artista azteca David Alfaro Siqueiros.

La presencia del Mandatario chileno en aquella ceremonia no era casual y la invitación correspondió a que el mural de Siqueiros se había pintado para adornar la Escuela Copiapó, el alusión directa a aquella ciudad chilena que por estos días ha sufrido hasta el cansancio por el accidente de 33 mineros que están atrapados en los alrededores de Atacama.

Precisamente un grupo de ellos colaboró con Benito Juárez entre 1861 y 1863 en el marco de la Intervención Francesa a México. Los mineros de Copiapó, que durante aquellos años trabajaban el oro y el cobre, fueron fieles cooperadores para lograr la independencia absoluta de los hermanos aztecas y el reconocimiento del aquel pueblo llegó con los años a través de la escuela y del mural de Siqueiros.

El docente mexicana Leticia López indagó en la historia oculta del mural menos famoso de Siqueiros y se encontró con los detalles que nuevamente se empeñan en unir las historias entre los dos países. Según investigó, la estancia de Siqueiros en Chile, mientras pintaba “Muerte al Invasor” en la Escuela México de Chillán a comienzos de 1940, le permitió pintar “Paisaje de Copiapó”.

“Él señaló en alguna oportunidad que logró la pintura en un día y representa el paisaje del valle que él conoció”, dice la docente en su investigación.

Hoy, el mural está en el hall de acceso de la Escuela Copiapó, ubicada en la Delegación Iztapalapa. Junto a él, luce un busto del ex Presidente Salvador Allende y una leyenda que reza así: “En 1863, cuando nuestro país fue víctima de una injusta intervención, los habitantes de Copiapó , capital de la Provincia de Atacama, de la hermana República de Chile, hicieron sentir su fraternal apoyo al Presidente Juárez y a los mexicanos. En reconocimiento a tan conmovedora muestra de solidaridad, esta escuela lleva el nombre de Copiapó” (1 de diciembre de 1972, año de Juárez).
Desde México

Uno de los restauradores de la obra de Siqueiros, Renato Robert, fue quien recordó, a través del correo electrónico, la bella historia de este desconocido mural. “La historia nos recuerda el generoso carácter de los mineros de Copiapó, mineros que desde los tiempos de la independencia de México enviaron una donación a Benito Juárez para sostener su Ejército. El lamentable accidente en la minera de Copiapó nos impacta profundamente y esperamos que todo se resuelva felizmente”, indicó desde México.

http://www.diarioladiscusion.cl/index.php?option=com_content&view=article&id=13933:la-historia-que-unio-a-mexico-con-los-mineros-de-copiapo&catid=49:cultura&Itemid=65
Fecha: 08/08/2010