Profundidad de navegación: Principal / REMA / Quienes somos

Nace la REMA

Red Mexicana de Afectadas y Afectados por la Minería
MÁS INFORMACIÓN: NACE LA REMA (pdf)

ORGANIZACIONES:
Guerrero: Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa la Parota (CECOP); Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan A.C.
Oaxaca: Centro de derechos Humanos Tepeyac del Istmo de Tehuantepec, A.C.; Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo (UCIZONI); Colectivo Cortamortaja; Resistencia contra la minera en San Juan Tepeuxila; UNOSJO; Centro de Apoyo Comunitario Trabajando Unidos, (CACTUS).
Chihuahua: Grupo en Defensa del Agua; Ejido Huizopa, Mpio de Madera.
Sonora: Marea Creciente, A.C.
Chiapas: Otros Mundos, A.C.; Comunidades de Chicomuselo Afectados por la Minería; Maderas del Pueblo; Centro de Fomento y Desarrollo Cultural Comunitario, A.C. (CEFODECC); Consejo de Médicos y Parteras Indígenas Tradicionales de Chiapas (Compitch).
Jalisco: Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario (IMDEC), A.C.; Red Jalisciense de Derechos Humanos, A.C.; Frente Regional Pro-Manantlàn y Cuenca del Marabasco, A.C.; Colectivo Ecologista Jalisco, A.C.; Grupo Ecologista Alteño, A.C.; Fundación Cuenca Lerma-Chapala-Santiago.
Distrito Federal: Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales AC (PRODESC); Servicios de Asesoría para la Paz, A.C. (SERAPAZ).
San Luis Potosí: Frente Amplio Opositor a Minera San Xavier (FAO); Núcleo Agrario Ejidal de Cerro de San Pedro; Kolectivo Azul; Pro San Luis Ecológico, A.C.; Respuesta Alternativa, AC, Servicio de Derechos Humanos y Desarrollo Comunitario.
Nayarit: Kupuri, A,C,
Estado de México: Frente Popular en Defensa de la Tierra de San Salvador Atenco.
Redes nacionales: Alianza Mexicana por la Autodeterminación de los Pueblos (AMAP); Red Mexicana de Acción frente al Libre Comercio (RMALC); Red de Radio y TV Comunitarias del Sureste Mexicano.
Aliados Estratégicos: Andariega Radio “La palabra que camina”; Ríos Internacionales/Estados Unidos; CODIGO SUR/Argentina; RIGHTS ACTION/Canadá; HIC-AL; Espacio Desc.

Observamos la escalada del crecimiento de la
explotación minera y la vinculación que tienen con muchos proyectos de presas por ser las
primeras altas consumidoras de energía, agua, tierras y ríos. Ante ello nació la propuesta de
comunicar nuestras experiencias al menos virtualmente entre algunos miembros del
Movimiento Mexicano de Afectados por las Presas y en Defensa de los Ríos (Mapder). Poco
a poco fue creciendo la lista de comunidades, personas y organizaciones interesadas en ocho
estados del país. Marea Creciente, A.C. de Sonora inició la lista para la comunicación virtual
y la página web con el apoyo de nuestros aliados de Código Sur de Argentina. Sin embargo,
fue necesario plantear un paso más: encontrarnos cara a cara para compartir las experiencias,
conocernos, armar estrategias y alternativas comunes. A finales del 2007 surgió la idea de
conformar la red en el mismo momento y espacio del encuentro del Mapder donde otros
aliados internacionales se sumaron, como Rights Action y Hic-Al, quienes apoyaron para la
realización de este primer encuentro. Por razones prácticas, económicas, y por estar llena la
agenda social para el 2008 decidimos hacerlo junto al encuentro del MAPDER. Además,
hubo una razón más fuerte: hermanar los movimientos y no fraccionarlos. Si bien es
importante la identidad de cada movimiento social dentro de la gran pluralidad y respeto a
las autonomías, se vio necesario unir esfuerzos y hermanar estrategias comunes.
Y así llegamos. Del 19 al 21 de Junio de 2008 en la comunidad de Tamacapulín, Municipio
de Cañadas de Obregón, estado de Jalisco, México, se llevó a cabo el V Encuentro del
Movimiento Mexicano de Afectados por las Presas y en Defensa de los Ríos (MAPDER) y
el I Encuentro de la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA). Cientos de
personas que nos dimos cita en este histórico encuentro pertenecen a organizaciones
sociales, indígenas, campesinas, comunidades, organizaciones de derechos humanos, de
educación, de comunicación, movimientos, colectivos de estudiantes, académicos, entre
otros, provenientes de 12 estados del país: Chihuahua, Sonora, Nayarit, Jalisco, Oaxaca,
Chiapas, Guerrero, Distrito Federal, Estado de México, San Luis Potosí, Coahuila y
Veracruz. También contamos con la presencia internacional de la Asamblea por la Defensa
del Territorio y la Madre Naturaleza y CEIBA de Guatemala.
Para este encuentro donde se hermanan las luchas de los afectados por las presas y por la
minería, la REMA se planteó los siguientes objetivos:
1) Generar conciencia de la afectación social y ambiental por la minería a través del
intercambio de experiencias y estrategias para la defensa del territorio, el agua, los
recursos naturales y nuestras comunidades.
2) Integrar al movimiento en contra de la minería y fortalecer las luchas y movimientos
locales para la resistencia y defensa de sus derechos.
3) Generar la estructura organizativa de la red y elaborar estrategias conjuntas que fortalezcan alianzas y se coordinen con redes nacionales e internacionales en contra
de la minería
Autoridades y representantes de la comunidad y de la iglesia local, dieron la bienvenida e
inauguraron el encuentro que estuvo marcado también por música, fiestas, exposición de
videos y otras actividades culturales. Aunque algunas organizaciones y comunidades no
pudieron llegar por causa de su lucha y resistencia, las que llegaron compartieron sus ricas
experiencias. Entre ellas la situación de la minería en Chiapas en el municipio de
Chicomuselo donde extraen la barita; la resistencia contra la explotación de oro y plata en la
mina San Javier en el Cerro de San Pedro en San Luis Potosí; la explotación de bauxita y
zinc en Oaxaca con la mina Zapata; la explotación de uranio en las minas de la región
Mixteca entre los estados de Oaxaca, Puebla y Guerrero; la explotación minera en
Chihuahua donde se ubican las mayores concesiones a las empresas trasnacionales. Por su
lado, tuvimos la presencia de la Asamblea por la Defensa del Territorio y la Madre
Naturaleza y CEIBA de Guatemala quienes compartieron sus experiencias de resistencia y
lucha contra la minería y los procesos de consultas en las comunidades indígenas. También
contamos con la exposición de Alejandro Villamar de la Red Mexicana de Acción Frente al
Libre Comercio (RMALC) quien habló sobre la situación de la minería a nivel nacional así
como una radiografía de las principales corporaciones trasnacionales de la minería. Del
mismo modo Martin Faz del Frente Amplio Opositor (FAO) apoyó con el taller sobre los
efectos de la minería y Josefina Guzmán de Respuesta Alternativa, AC, de San luis Potosí
nos compartió la experiencia de la mina San Javier.
La devastación que la explotación del oro a cielo abierto tiene sobre el medio ambiente y la
sociedad, llevó a proponer incorporar una nueva actitud ante la minería y una practica social
distinta evitando el uso y consumo de objetos y prendas de oro. Y es que la situación es
grave. A partir del año 2000 hasta el día de hoy, casi el 10% del territorio nacional ya ha
sido entregado a las trasnacionales por medio de concesiones para la explotación minera. La
amenaza sobre cientos de miles de kilómetros cuadrados de tierra, propiedad en su mayoría
de ejidatarios y comuneros campesinos e indígenas, crece por todo el territorio nacional
donde se tienen identificados 23 depósitos minerales gigantes, lo que ubica al país entre los
12 mayores productores a nivel mundial en por lo menos 18 minerales.
En abril del presente año el Secretario de Economía, Eduardo Sojo, confirmó que El Reporte
del Instituto Fraser 2007/2008, con sede en Canadá, ubica a México en el primer lugar a
nivel internacional en el Índice de Potencial Minero, y que en su reporte de enero de este
año la firma estadunidense Behre Dolbear, ubica a nuestro país en el tercer lugar mundial de
preferencias para el destino de inversiones, por encima de Estados Unidos. Sojo aseguró que
México ocupa “el cuarto lugar en inversión en explotación a nivel internacional y el primer
lugar en América Latina, arriba de países como Chile, Brasil y Perú”. En 2007 las
exportaciones mineras ascendieron a 8 mil 752 millones de dólares y expidió 2 mil 424
concesiones mineras en ese año que equivalen 10% del total de las concesiones vigentes. Al
final del sexenio (2012), el Gobierno pretende concretar proyectos productivos por al menos
20 mil millones de dólares.
Frente a este contexto nace la REMA. De ahí su importancia histórica y estratégica. Para
arrancar con este primer encuentro, la REMA logró definir su objetivo y acciones
inmediatas, así como una estructura de coordinación a modo de Secretariado Nacional
compuesto por cuatro organizaciones.
Sin vacilar, ambas redes, REMA y MAPDER, decidieron seguir marchando juntos, de tal
modo que el II Encuentro de la REMA y VI del MAPDER, se llevará a cabo en Cerro de
San Pedro, San Luis Potosí, del 28 al 30 de mayo del 2009. De aquí a entonces, el
Secretariado Nacional tendrá las siguientes atribuciones:
1. Garantizar la preparación del II Encuentro y establecer vínculos con la Coordinación
del Mapder.
2. Posicionar a la REMA sobre acontecimientos en torno al tema de la minería, generar
solidaridad en el movimiento y respuestas de acciones urgentes.
3. Articular la REMA por medio de la página Web (http://rema.codigosur.net/) y listas
electrónicas.
4. Promover la REMA en todo el país, estableciendo nuevos enlaces, grupos,
colectivos, organizaciones, comunidades y todos los sectores posibles. Se pondrá
énfasis en los estados más amenazados por la minería como son: Guerrero,
Chihuahua, Sonora, Durango, Oaxaca, Chiapas y Coahuila.
5. Continuar con los miembros de la REMA la reflexión generada en el encuentro en
torno a estrategias, las líneas de acción, etc.
6. Establecer vínculos y acciones de coordinación con organizaciones afines a lo largo
del hemisferio.
El reto de la REMA a inmediato plazo será consolidar el Secretariado Nacional, establecer
una red ágil de comunicación, posicionar políticamente a la red ante la opinión pública y
otros actores como a nivel internacional con otros referentes, y preparar las condiciones y la
agenda que garanticen la realización del segundo encuentro.
Reproducimos el texto de la Declaración de Temacapulín:
DECLARACIÓN DE TEMACAPULÍN,
MUNICIPIO DE CAÑADAS DE OBREGÓN, JALISCO
1. Contra el sentido de la historia de lucha por la soberanía y la autonomía de nuestros
pueblos sobre territorio, recursos y destinos, la política gubernamental de los últimos
25 años ha entregado el territorio y sus entrañas a las empresas mineras
trasnacionales y trasnacionalizadas. 200 mil kilómetros cuadrados, es decir, el 9 por
ciento del territorio nacional ha sido entregado y regalado, como concesiones
mineras.
2. Bajo un nuevo colonialismo, las empresas invaden territorios de nuestros pueblos
originarios, para apropiarse de las entrañas de nuestra tierra. Millones y millones de
toneladas de suelo y rocas son removidas con maquinaria pesada y envenenadas con
químicos, dejando impactos, efectos y trastornos a nuestra población a cambio de
una nueva falsa modernidad.
Con una falsa idea del “desarrollo”, del “progreso” y “la modernidad” que la
globalización corporativa y su sistema de especulación financiera alientan, se repite
el saqueo y la exportación de recursos minerales, dejándonos a los pueblos y
comunidades pagar los costos de la destrucción sistemática de nuestra madre la
naturaleza y sus hijos e hijas.
4. Reunidos y convocados por el Movimiento Mexicano de Afectados por las Presas y
en Defensa de los Ríos (MAPDER) en esta población de profundas raíces indígenas,
donde los colonialistas españoles reprimieron la justa y prolongada protesta indígena
encabezada por Francisco Tenamaxtli y Guaxicar, contra la avaricia del oro y la
invasión de los Nuños de Guzmán de ese tiempo, en la bautizada “Guerra del
Mixtón”, los representantes de comunidades y organizaciones sociales de 10 estados
del país y convocantes al Encuentro, iniciamos el recuento y la organización de una
resistencia con dignidad y para triunfar sobre los viejos y nuevos agravios causados
por el modelo minero dominante.
5. Con la “eficiente” entrega oficial de concesiones de exploración, y hoy simplemente
“mineras”, y la complicidad o anuencia de la Secretaría de Economía y de la
SEMARNAT, las empresas y sus cómplices invaden territorios engañando a la
población y corrompiendo a autoridades locales y estatales. Las falsas promesas de
bienestar, carreteras, o miserables rentas por la tierra son los anzuelos tradicionales o
los nuevos espejos o cuentas de vidrio a cambio de los metales preciosos o
industriales.
6. Aprovechando la obsoleta Ley Minera, la ausencia de fianzas, la ridícula política
fiscal y la debilidad de las normas ambientales y de seguridad, la explotaciones
mineras a gran escala, “a cielo abierto”, remueven cerros, rellenan barrancas,
destruyen sembradíos, desplazan pueblos, envenenan manantiales, ríos y cuencas,
cancelando alternativas de bienestar de nuestros pueblos; y cuando abandonan sus
fundos, sólo dejan a nuestros pueblos su rastro de destrucción de todo tipo, enormes
tiraderos de desechos y residuos, tierras estériles, aguas contaminadas, enfermedad y
desolación.
7. Ante las acciones comunitarias de organización y defensa para enfrentar los
proyectos, la respuesta de las empresas y los gobiernos, ha sido el hostigamiento y la
represión, reforzando con ello la violación a los derechos humanos, los Pactos y
Convenios Internacionales.
8. La naturaleza in-sustentable de la minería a gran escala, como lo reconoce la ONU, y
la irresponsable expansión y fomento en nuestro país, ha vuelto registrar casos de
etnocidio, migración forzada, envenenamientos masivos, ficticios conflictos de
limites territoriales, grandes y trágicos accidentes por la irresponsable violación de
las normas de seguridad y el manejo de explosivos, hidrocarburos y tóxicos.
9. Bajo esta situación intolerable y devastadora, las organizaciones reunidas en
Temacapulín decidimos echar a andar y organizarnos en una red nacional de los
afectados directos o indirectamente por la minería trasnacional, que nos permita unir
fuerzas y en conjunto con las organizaciones solidarias, fortalecer la defensa de la
autonomía y soberanía de los pueblos sobre nuestros territorios, comunidades, y recursos naturales. Que a partir de hoy denominamos Red Mexicana de Afectados
por la Minería (REMA).



Fecha: 30/11/2009